Tecnología y competencia

Continuous Damping Control (sistema de estabilización activa del balanceo)

Amortiguación inteligente en todas las situaciones

El Continuous Damping Control (CDC) calcula en cada caso la fuerza necesaria de los amortiguadores en función de la carga del vehículo y de las condiciones de la calzada, al frenar o acelerar, en trayectos con curvas o en montaña.

Una unidad de control, el cerebro del sistema, regula electromagnéticamente una válvula proporcional que determina el caudal del aceite que fluye en el amortiguador. Si la tensión en la válvula es más elevada, se reduce el caudal del amortiguador. El aceite fluye más lentamente, la amortiguación se hace más «dura». El sistema calcula y regula la fuerza del amortiguador cada 25 milisegundos y de esta manera evalúa permanentemente la situación completa de marcha.

Unos sensores de altura y presión, situados en el vehículo, suministran los datos para los cálculos. También el bus CAN suministra información al control de amortiguadores: confluyen en los cálculos exactos la velocidad de marcha, la señal de desaceleración y aceleración, la aceleración transversal y la velocidad de la rueda. El CDC adapta la amortiguación base del estado normal a las nuevas circunstancias en cuestión de milisegundos.

El ajuste básico de la amortiguación puede variarse en dos niveles que selecciona el conductor cómodamente mediante un interruptor basculante. La estabilización dinámica de la carga tiene otras ventajas: el CDC reduce el desgaste de neumáticos y cuida las carreteras.



Elevada seguridad, pólizas de seguro más económicas

El CDC proporciona recorridos de frenado tendencialmente más cortos, la dirección reacciona de forma más directa y el vehículo se mantiene confortable y correcto. También en caso de necesidad le ayuda al conductor a mantener el control completo. Un camión con CDC garantiza una elevada seguridad.

Algunas compañías aseguradoras están tan convencidas de este concepto, que quieren ofrecer pólizas más económicas. Precisamente en camiones, con sus distintas cargas y centros de gravedad, la amplia estabilización de balanceo supone un gran avance en cuestiones como la estabilidad del vehículo, comportamiento en curvas y seguridad. Se preserva la carga y el vehículo, se aumenta claramente la vida útil de los componentes y se reduce de forma muy notable el riesgo de accidentes.