Camiones 

Camiones interconectados: DB Schenker y MAN intensifican su asociación para la conducción autónoma

Las partes firman un acuerdo de cooperación para el desarrollo de camiones de alta tecnología // Primeras pruebas de platooning en condiciones de logística reales

Camiones de alta tecnología en la autopista. Gracias al nuevo proyecto de DB Schenker y MAN, una empresa de logística y un fabricante de camiones trabajan juntos, por primera vez, en el desarrollo de convoyes de camiones interconectados para su uso en el área de la logística. Ambas empresas han suscrito en mayo un acuerdo de cooperación para el desarrollo de esta tecnología, también conocida como platooning, en el marco de la feria Transport Logistic de Múnich.

Los convoyes de camiones se probarán por primera vez a lo largo de varios meses en condiciones de tráfico reales, como parte de las operaciones comerciales habituales de DB Schenker. Además, también será la primera vez que al volante del vehículo se sienten conductores de camiones profesionales en lugar de conductores de prueba. Durante la fase de pruebas, que dará comienzo en la primavera de 2018, DB Schenker y MAN operarán convoyes en el “campo de pruebas de la autopista digital” en la A9 entre las filiales de DB Schenker en Múnich y Núremberg. Cada convoy estará compuesto por dos camiones. Al principio los camiones circularán sin carga a fin de examinar las condiciones de conducción en situaciones de tráfico normales y formar a los conductores en el manejo de los vehículos. Todo esto les dará la oportunidad de aprender las técnicas especiales relacionadas con este tipo conducción. Estas pruebas irán seguidas de pruebas semanales y posteriormente diarias. A lo largo de 2018 las pruebas pasarán a ser recorridos regulares que transportarán carga real. Los convoyes circularán tres veces al día entre los centros de logística de DB Schenker en Múnich y Núremberg.

¿Cuándo es conveniente formar un convoy? ¿Cuál es la mejor forma para formar o disolver un convoy en función de cada situación y las condiciones del tráfico? Estas son las cuestiones clave que ambas partes tienen previsto dar respuesta en el marco de la cooperación. Las pruebas tienen por objeto examinar qué datos se deben transmitir al fabricante y a la empresa de logística a fin de controlar correctamente el convoy. A este respecto, se abordarán además cuestiones como la transmisión de datos y el suministro de información al conductor que dirige el convoy, por ejemplo, cómo se pueden comunicar al conductor las alertas actualizadas sobre las obras en carretera para que el convoy se pueda disolver a tiempo.

Colaboración en platooning: al igual que en esta imagen DB, Schenker y MAN tienen previsto probar a partir de 2018 los convoyes de camiones interconectados en la autopista A9 entre Múnich y Núremberg.

«La conducción interconectada y autónoma va a revolucionar el transporte en el futuro. Con la firma del presente contrato no solo estamos consolidando nuestra cooperación con MAN, sino que también hacemos hincapié en nuestro interés por impulsar modelos de negocio digitales que beneficien a nuestros clientes. Platooning nos brinda, tanto a nosotros como a nuestros clientes, una solución a la demanda de procesos de transporte completamente transparentes, más rápidos y sostenibles. Estamos seguros de que estas pruebas nos proporcionarán información sobre el potencial específico para aumentar la eficiencia en condiciones reales de operación durante un periodo prolongado», señala Ewald Kaiser, Chief Operating Officer Freight en DB Schenker.

DB Schenker también aspira a aprender a desarrollar un plan de despliegue óptimo del platooning dentro de sus operaciones logísticas. Por ejemplo, ¿de qué modo se deberán diseñar y equipar los centros de logística en el futuro para poder cargar y descargar convoyes de camiones interconectados lo más rápido posible?

Por último, ambas partes también desean descubrir el grado de aceptación de esta nueva tecnología entre los conductores profesionales. En un estudio paralelo se analizarán científicamente las experiencias de los conductores de camiones participantes y se analizarán los registros de los recorridos de prueba en lo que respecta a la interacción de los convoyes con los demás usuarios de la vía: ¿De qué modo se enfrentan los conductores al uso de esta nueva tecnología? ¿Cómo se puede ampliar y ajustar la labor del conductor y qué cambios se producirán en la enseñanza profesional y la formación continua impartida a los conductores profesionales? Esta información ayudará también a valorar qué otras actividades podrían realizar los conductores en el camión posterior durante las fases de conducción autónoma. A partir de 2019, se pondrá en marcha un segundo proyecto piloto donde se examinará la conducción autónoma para su aplicación en operaciones en las terminales dentro de un centro de logística.

Ambos socios consideran el proyecto como una plataforma para seguir avanzando en el tema de la conducción autónoma, tanto de forma paralela al proyecto de platooning como una vez concluido el mismo. Gerhard Klein, jefe de Engineering Central en MAN, recalca la importancia de este proyecto desde el punto de vista del fabricante de vehículos: «Para MAN la cooperación con DB Schenker es un hito importante hacia la introducción de la conducción autónoma. De 2005 a 2009 MAN llevó a cabo entre otras cosas el proyecto de investigación “Konvoi” donde se pusieron a prueba convoyes de hasta cuatro vehículos. En 2016 participó en el European Truck Platooning Challenge. En colaboración con DB Schenker, vamos a transferir por primera vez los resultados obtenidos durante la investigación a aplicaciones concretas de logística. Gracias al trabajo conjunto con los planificadores de logística y los conductores, estamos involucrando directamente a los usuarios durante las fases de prueba y desarrollo. Se trata de un gran avance que nos permitirá utilizar esta tecnología en operaciones diarias».

El término platooning hace referencia a un sistema de vehículos para el tráfico por carretera en el que, como mínimo, dos camiones pueden circular por la autopista a poca distancia entre sí con ayuda de sistemas técnicos. Todos los vehículos en el convoy están conectados a través de una “lanza de enganche” electrónica en forma de sistema de comunicación car-to-car. El vehículo que circula en cabeza determina la velocidad y el sentido. La distancia entre un vehículo y otro es de unos diez metros, lo que equivale a medio segundo de conducción. El acoplamiento electrónico entre cada uno de los vehículos en el convoy garantiza la seguridad de las operaciones. El principal objetivo de este procedimiento es permitir conducir a rebufo y así conseguir un ahorro de combustible de hasta el diez por ciento para todo el convoy y, por consiguiente, también una reducción de las emisiones de CO2.