Tecnología y competencia

Sistema de estabilidad electrónico (ESP)

Sistema de estabilidad electrónico (ESP)
Magnitudes de medida en el ESP

Sistema para regular la dinámica de marcha

Si un vehículo amenaza con derrapar o volcar, el conductor debe asimilar inmediatamente la situación de peligro y reaccionar al instante para volver a tener el vehículo bajo control. El ESP controla constantemente el estado dinámico de la marcha del vehículo e interviene automáticamente en la gestión del motor y en el sistema de frenos en caso de peligro de derrape o vuelco. Por eso es capaz de valorar la situación con más rapidez que los conductores expertos y mantener el vehículo bajo control dentro del margen de los límites físicos. Los factores habituales que ocasionan accidentes como tomar un curva a demasiada velocidad, una pista deslizante, frenados de emergencia y maniobras de desvío bruscas se pueden ahora efectuar con calma, disminuyendo el peligro de accidente.

Funcionamiento y manejo

El ESP abarca las dos funciones principales DSP (programa dinámico de estabilidad) y ROP (protección antivuelco). El DSP estabiliza el vehículo con un coeficiente de rozamiento bajo (por ejemplo con calzada mojada o hielo y nieve). Básicamente solo interviene cuando existe una diferencia notable entre la dirección deseada por el conductor y el movimiento real del vehículo. La Roll Over Prevention (ROP) reduce el peligro de vuelco con un coeficiente de rozamiento elevado sobre una calzada seca.



El equipamiento con ESP permite prevenir el 44 % de todos los accidentes de camión.

Las siguientes magnitudes se miden y se comparan constantemente con la velocidad de marcha momentánea:

  • Ángulo de dirección
  • Aceleración transversal
  • Índice de giro